Sé lo que quieres, aunque no vayas a decirlo en voz alta

Sé lo que quieres, aunque no vayas a decirlo en voz alta

Un texto tan PERSUASIVO que el precio sea lo último que necesiten saber de tu página de venta

Un texto tan PERSUASIVO que el precio sea lo último que necesiten saber de tu página de venta

Aunque el precio (realmente) NO sea lo más importante de TU OFERTA

Aunque el precio (realmente) NO sea lo más importante de TU OFERTA

El precio, uno de los elementos que provoca más dolor de cabeza a todo empresario o emprendedor.

¿Por qué? Porque pensamos que en ese cálculo perfecto está la clave entre el éxito y la quiebra.

(Por eso, y por la cultura de mercadillo que tenemos inyectada en vena, pero eso es otro tema)

Alguien, en algún lugar, en este preciso momento: Estoy a 1€ de distancia de la gloria o la decepción, para siempre.

Madre mía…no hace falta ser tan intenso, ¿no?

Y (desde luego) no es cierto que el precio sea taaaan importante.

¿Cuántas veces has tomado las decisiones de tu vida en base al precio?

Me refiero al precio bajo.

Si no, mira tu coche, tu casa, tus zapatos…

Mira tu móvil. ¿Llevas el móvil más barato del mercado?

Hay móviles por 32€, que para saber qué tal está tu madre y que te llamen de una teleoperadora para mejorarte la fibra es suficiente.

Claro que no, nunca has tomado las decisiones de tu vida en base al precio, sobre todo las más importantes.

Lo que pasa, es que hay que ser más creativo, hay que crear una oferta tan buena que el precio sea lo último que pueda causar dudas (o rechazo) a nuestro posible cliente.

Porque el precio es sólo una parte más de la propuesta, pero no es lo más importante.

Si fuera tan fácil como poner un precio bajo, sólo tendrías que comprar mucho stock de un producto, salir al mercado con el precio más bajo y hala, a la quiebra el resto de competidores.

A vivir del cuento.

Evidentemente (y doy gracias por ello) esto no es así en la vida real.

En todo caso habrás tomado decisiones de la otra forma, yendo a lo caro.

Ya sabes, la típica de ir a comprar algo y soltar un: Para la diferencia de precio, mejor me llevo el más caro.

Las personas somos (simplemente) absurdas.

Lo bueno, es que para cada producto o servicio siempre hay un precio perfecto.

¿Sabes cuál es?

El precio que te parece ideal a ti y a la persona que lo paga.

Hay una cosa más que puede no parecerte ideal (todavía), pero que puede ayudarte mucho en tu camino emprendeduril.

El boletín fantasticular.

Un boletín donde envío las cosas buenas que tiene la vida, quiero decir, las que tiene para que tu negocio destaque (aunque sea un poquitín). Para que con ese negocio puedas vivir la vida (esta vez sí) sin vivir del cuento.

¿Nada mal, no?

Ah calla, calla. Que tenía una cosa bien sexi por si te querías apuntar y casi se me olvida.

A ver…

Es una cosa muy útil que he preparado con mucho cariño (sin ponerme cariñoso).

Es más que nada por si quieres hacer tus precio más sexis.

Es muy fácil, te das de alta justo debajo y recibes “precios sexis”, bueno…no lo he llamado así, que no está mal, pero muy mejorable.

Y desde luego, mejor que el nombre que le pondría un random

“3 formas creativas de usar el precio a tu favor en tu página de ventas”.

Pfff, trillado ya con ese tipo de nombres.

Mira, yo te dejo el mío y si te interesa lo puedes recibir aquí debajo, dejas tu email y lo recibes enseguida.

[mailpoet_form id=»4″]

Pd: Si tienes un negocio o lo estás montando, sé que eres una persona ocupada, por eso “precios sexis” es claro y conciso, para que lo consumas súper rápido, no es un pdf de 80 páginas porque (seamos sinceros) no lo ibas a leer y yo lo que quiero es darte algo que te sirva.

Pd2: Ya sabes, “precios sexis” arriba.